La fe del atleta

cross

Nos despedimos nostálgicamente de las Olimpiadas en Río de Janeiro. Los competidores llenaron unos días de agosto de emoción y asombro.

Las competencias olímpicas hacen más que distraernos de serios problemas como el colapso del sistema de seguro social y de la red vial, los molestos bloqueos, las reformas fiscales y otras propuestas legislativas, los asaltos diarios, la desnutrición y la pobreza. Los atletas modelan una forma de vida atractiva. Detrás de cada partícipe en los juegos olímpicos hay una historia humana de sano propósito, esfuerzo deliberado, disciplina, excelencia, y en muchos casos, fe religiosa. Los atletas se exigen a sí mismos y al perfeccionar sus aptitudes físicas esculpen el propio carácter, y con su ejemplo nos muestran que las personas somos capaces de alcanzar las metas que soñamos, siempre y cuando estemos dispuestos a trabajar duro.

¿Quién no se maravilló al enterarse que los padres de la gimnasta estadounidense Simone Biles, ganadora de cuatro medallas de oro y una de bronce en Río, eran drogadictos? ¿Cómo llegó tan lejos partiendo de un inicio tan desamparado? Biles rebotó inestablemente de una casa de acogida a otra, hasta que sus abuelos la adoptaron a los seis años. Ellos la iniciaron en la gimnasia y en la fe. Se encomienda al santo patrono de los deportistas, San Sebastián, y carga un rosario en su bolsa. Otro atleta con una historia impactante es el clavadista David Boudia. Fracasó en sus primeras olimpiadas, en Pekín. En el 2012, sin embargo, ganó el oro y el bronce, y en Brasil ganó otras medallas de plata y de bronce. Escribió un libro, Más grande que el oro (2016), donde relata que su vida cobró sentido cuando decidió practicar su deporte para gloria de Dios, y no para vanagloriarse. Y luego está el hombre más rápido de la humanidad, el jamaiquino Usain Bolt, quien abandonó Brasil con tres medallas de oro nuevas. Hincado, se persigna antes de cada competencia y porta una medalla milagrosa al cuello. Un comentarista bromea que la Virgen María fue la mujer más popular en estas Olimpiadas, pues todas las cámaras estaban puestas en Bolt y su medalla…

De atletas como ellos podemos emular por lo menos tres actitudes ganadoras. Un primer sello distintivo es la humildad. El nadador Michael Phelps es tratado como un dios: ha ganado 28 medallas, más que cualquier otro deportista olímpico. Pese a la adulación de la cual ha sido objeto, alrededor del 2009 el atleta cayó en una espiral de alcohol y drogas y hasta fue arrestado por manejar ebrio. Atribuye su recuperación a la misericordia divina. Aunque no todos caen tan bajo como Phelps, muchos deportistas conocen sus cualidades y sus limitaciones reales: conocen el fracaso y el éxito. Su denodado esfuerzo huele a modestia y dignidad, e incluso a un deseo de servir.

También es atractiva la gratitud. “Me siento bendecida,” y “estoy agradecida” son las reacciones de la corredora Allyson Felix, ahora poseedora de nueve galardones olímpicos. Thea LaFond, de la Mancomunidad de Dominica, afirma que “todo lo que he estado haciendo es darle gracias a Dios, porque no podría haberlo hecho sin Él.” Agradecen los dones recibidos tanto como el apoyo de sus entrenadores y benefactores. Son optimistas. No toman nada por sentado, pues han aprendido a apreciar hasta los más pequeños detalles.

La perseverancia, ese esfuerzo continuo que supera obstáculos y ensaya posibles soluciones, es una tercera virtud a imitar. Los atletas olímpicos no se hacen instantáneamente. Los atletas vencen el cansancio y el sueño; comprometen su voluntad, evitan el desaliento, arremeten contra los límites físicos y mentales una y otra vez.

Los juegos del 2016, el país anfitrión y la pasiva expectación de los mismos no escapan críticas válidas. Pero también podemos hacer propósitos de mejora inspirados por admirables atletas.

Este artículo fue publicado el 26 de agosto del 2016 en Revista Contra Poder y CEES.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s