El presidente anti-corrupción

Slide1
Jimmy Morales asumirá como presidente en enero del 2016, acompañado de altas expectativas ciudadanas. Contamos con que haga vida su lema “Ni corrupto, ni ladrón”.

El éxito en las urnas de Jimmy Morales, y las circunstancias que rodearon esta contienda electoral, traen a nuestra memoria el ascenso al poder de Jorge Serrano Elías en 1991. Serrano había competido por el cargo en 1985, obteniendo un tercer lugar, en tanto el candidato de FCN-Nación obtuvo el 68% de los votos válidos emitidos en la segunda vuelta sin jamás antes haber buscado la presidencia. Sin embargo, los votantes esperaban de Serrano lo que se espera de Morales y, en general, de las caras nuevas: innovación, eficiencia, transparencia, frescura, orden, resultados, y bienestar.

Siguiendo con la comparación, tanto Serrano como Morales se auto-identifican como hombres de fe. Cotidianamente, esperamos que quienes practican una religión cultiven las virtudes y renuncien a los vicios. Es posible que, tanto en las elecciones de 1990 como ahora, la carta religiosa sirviera al electorado como una especie de garantía respecto de las promesas de transparencia enarboladas durante la campaña.

El realismo exige que moderemos nuestras expectativas. Jimmy Morales no es un superhéroe ni un Mesías. Seguramente él ya dimensionó los obstáculos que enfrentará. Antes que cambiar la gente, es menester reescribir las reglas de juego. Morales hereda una burocracia permanente que lleva décadas intercambiando favores, buscando rentas, gorroneando y edificando murallas legales que aseguran la inamovilidad en sus puestos. Inclusive los asesores temporales se han atrincherado en sus plazas. Una abultada parte del presupuesto se destina al pago de salarios y a otros gastos de funcionamiento, dándole escaso espacio de maniobra a un nuevo líder. Además, para efectuar reformas de fondo, el presidente requerirá de la complicidad de legisladores pertenecientes a los partidos de oposición.

Por otra parte, los guatemaltecos hemos visto de primera mano cómo el poder trastorna a las personas. Tales transformaciones evocan al protagonista de la novela por Robert Louis Stevenson, el amistoso e inteligente científico Dr. Henry Jenkyll. Impensablemente, Jenkyll comete los peores crímenes cuando es dominado por su otra personalidad, Edward Hyde. ¿Cómo hará Jimmy Morales para evitar desarrollar un lado oscuro tipo Hyde? ¿Qué hará para desoír los cantos de sirena de aduladores que lo endiosarán, y para rechazar las ofertas de quienes pretendan usarlo para amasar fortunas personales? ¿Podrá frenar a los corruptos y los ladrones que tienden a gravitar hacia el sector político?

Además de pedir paciencia a los ciudadanos ansiosos por resultados inmediatos, Jimmy Morales hará bien aferrándose a la humildad. San Juan Pablo II afirmó una vez que “la superficialidad, el arribismo, aunque obtengan algún éxito inmediato, no constituyen sin embargo el auténtico bien del hombre y de la sociedad”.
Morales parece humilde cuando expresa gratitud y habla de compromiso. Las personas humildes obran según su conciencia, se interesan por buscar la verdad, evitan la presunción, reconocen sus errores y piden ayuda.

El carácter del presidente importa, pero de poco valdrá si no se identifica un norte claro y realizable para combatir la corrupción. La fórmula para ese efecto podría ser: a mayor libertad, menos corrupción. Se reducirán los niveles de contrabando y de corrupción entre más sencillos y claros sean los trámites administrativos, así como los impuestos y los procedimientos aduaneros. ¿Porqué? Simplemente porque es más fácil fiscalizar a las autoridades y porque el poder estará disperso. Los índices demuestran que los países con mayor libertad económica son también los más transparentes.

Metas modestas y realistas podrían suponer pequeños pero seguros pasos en la dirección correcta.

Este artículo fue publicado el 30 de noviembre del 2015 en la Revista Contra Poder y CEES.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s