Acabar con la corrupción

Slide1
Las lecciones aprendidas en Polonia, tras su exitosa transición hacia un sistema abierto con libertad económica y política, pueden orientar nuestra propia lucha contra la corrupción.

La semana pasada, impartió conferencias en la Universidad Francisco Marroquín el economista responsable por el Milagro Polaco: Leszek Balcerowicz. Cuando en 1990 el gobernante comunista Wojciech Jaruzelski convocó a elecciones, el modelo centralizado y represivo se habían agotado. De esa cuenta, salió victorioso el líder de oposición y cabeza del sindicato Solidaridad, Lech Walesa. La Unión Soviética, entonces inmersa en la perestroika de Mijael Gorbachev, no estaba en capacidad de intervenir a su país satélite para frenar los cambios. Dicha secuencia de eventos llevó al Dr. Balcerowicz al despacho del primer ministro, donde laboró entre 1989 y 1991; posteriormente, fungió como ministro de finanzas y presidente del banco central. El equipo de Balcerowicz estuvo listo para aprovechar la oportunidad cuando se presentó. Podemos aprender de Polonia que conviene actuar rápido, perseverar, crecer y defender nuestras libertades.

Actuar rápido: El Plan Balcerowicz reemplazó velozmente la dictadura comunista con un sistema abierto y un Estado de Derecho. A Balcerowicz no le gusta que describan su plan como una “terapia de shock”, porque la frase tiene connotaciones negativas y médicas. Pero, pregunta el reformador, ¿porqué no hacer lo correcto si sabemos lo que debemos hacer? ¿Porqué hablamos del precio político de la reforma, y no del mayor costo implicado en seguir haciendo mal las cosas? Quienes se benefician del estatus quo, a costillas del resto de la sociedad, pretenden que temamos el cambio porque son ellos quienes tienen mucho que perder, explicó Balcerowicz.

Perseverar: Los reformadores polacos abolieron a la policía secreta y la censura. Eliminaron los controles de precios, los monopolios estatales y los subsidios al carbón, la electricidad y el petróleo. Combatieron la inflación, que ascendía a una tasa de 640% en 1989, logrando reducirla a 37.3% para 1993. Inicialmente, 1.1 millones de trabajadores del gobierno perdieron su empleo, pero Balcerowicz se mantuvo firme y no retrocedió. En tan sólo dos años, ya se habían creado más de 600,000 empresas privadas que generaron 1.5 millones de trabajos nuevos. Entre 1989 y 2000, el crecimiento económico anual de la economía polaca superó el crecimiento de las otras economías post-soviéticas.

Crecer: La prioridad para una economía en vías de desarrollo, particularmente si es pequeña, es crecer. Debemos abrir la economía al comercio internacional. Todos los países empezaron pobres y sin Estado Benefactor, incluyendo Suecia, subrayó Balcerowicz. Un país relativamente pobre no puede recetarse el lujo de montar y financiar onerosos programas estatales. Guatemala no logrará crecer si se empeña en sostener un pesado aparato benefactor.

A mayor libertad, menos corrupción: La búsqueda de rentas corrupta prospera en ambientes con excesivas regulaciones, secretividad y arbitrariedad. Entre menos obstáculos ponga el gobierno al mercado, menos corrupción incentivará. Balcerowicz nos advirtió que permaneciéramos en guardia porque hay dos tipos de amantes del estatismo: los grupos de interés y los intelectuales. Los primeros presionan por más intervención porque “les gusta el dinero ajeno”, mientras los segundos promueven doctrinas caducas. Entre paréntesis, el economista comentó que en Polonia no habían comunistas de verdad, y que muchos, como él, se afiliaron al partido porque era la única forma de estar en posición de hacer reformas desde adentro. La mala información es peor que la ignorancia, sentenció Balcerowicz. Aconsejó que en Guatemala la sociedad civil defienda celosamente la libertad frente a las presiones que ejercen los buscadores de rentas.

Este artículo fue publicado el 13 de noviembre del 2015 en la Revista Contra Poder y el CEES.

Leszek Balcerowicz recibió el Premio Milton Friedman en 2014 que otorga el Cato Institute. La foto es tomada de la presentación que hicieron en homenaje suyo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s