El Cambray y la familia

Slide1

El trágico deslave en El Cambray II, Santa Catarina Pinula, enlutó a Guatemala. ¿Podemos sacar un propósito de esta tragedia para nuestras familias?

La mayoría de guatemaltecos sentimos impotencia ya que es poco lo que podemos hacer por las víctimas del alud, más allá de rezar y donar muestro tiempo y algunos víveres.

Quienes batallan con una enfermedad grave o la muerte, o con la tensa espera para conocer el paradero de sus parientes, quedan como suspendidos en el tiempo. Pasan a un segundo plano las cosas a las que usualmente asignamos alta prioridad. Como un zumbido lejano nos llegan las noticias de las últimas andanzas de nuestros políticos, las pretendidas reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el engaño de Volkswagen y las últimas fechorías del Estado Islámico. No importa si dejamos de acudir a una cita o si la alacena está vacía. No sabemos ni qué hora o fecha es, aunque nos percatamos cuando oímos un bocinazo o miramos por la ventana que el reloj sigue marcando el ritmo al resto de la humanidad. Nos embarga una especie de silencio reduccionista que nos pone en contacto con nuestras emociones, y con lo verdaderamente importante: la familia.

Quienes atraviesan hondas penas tejen una compleja telaraña de emociones y reacciones. Y compartimos el dolor por las pérdidas comunes con los seres más cercanos, así como aquellos que hacemos “nuestros” mediante la amistad. Nos brindamos unos a otros amor y paciencia sin importar la forma en que encaramos lo acontecido. Algunos padecen insomnio mientras otros quieren dormir. Algunas personas se sienten atontadas o insensibles; otros se tornan hipersensibles. Algunos encuentran consuelo en su fe; otros se pelean con Dios. Unos comen más y otros pierden el apetito. Unos prefieren estar rodeados de gente; otros solos. Para cada reacción habrá un abrazo comprensivo suministrado por un ser querido.

Por tanto, El Cambray II puede servirnos de acicate para meterle cabeza a nuestras relaciones familiares y amistosas. No esperemos que se derrumbe una montaña para tomar acción. El Papa Francisco lo expresa con elegancia: “La sabiduría de los afectos que no se compran ni se venden es la mejor dote de la esencia familiar. Es precisamente en la familia dónde aprendemos a crecer en una atmosfera de sabiduría de los afectos. Su “gramática” se aprende allí, de lo contrario es muy difícil aprenderla. Y este es el lenguaje a través del cual Dios se hace comprender por todos”.

La perfección no existe, pero el ideal arranca con un sólido matrimonio contraído por un hombre y una mujer que buscan el bien del otro, son fieles y respetuosos en su trato, están abiertos a la vida, y se disponen a luchar el resto de sus vidas por sacar adelante su proyecto familiar. Aunque Guatemala tiene una de las tasas de divorcio más baja del mundo, últimamente nos afirman que dicho modelo es inalcanzable. Pero es falso: las personas de carne y hueso sí somos capaces de fundar familias sanas, estables y felices. Cuando nos equivocamos, podemos pedir perdón por nuestras faltas y procurar tratar a los nuestros con mayor delicadeza.

Que El Cambray II nos sirva para hacer propósito de acumular vivencias y memorias que unan los corazones de los miembros de nuestras familias. Las memorias son nuestra posesión más valiosa. Pueden ser eventos planificados cuidadosamente por los padres, o pueden ser sucesos accidentales: el rezo cada noche de la oración favorita de mamá, un buen chiste, una esmerada vacación, o una tradición particular. En cualquier caso, debemos atrapar y celebrar nuestras memorias. “¿Te recuerdas aquella vez…?” dirán agradecidos nuestros hijos, recordando, viendo fotografías o leyendo un diario, en medio de lágrimas o sonrisas.

Vida eterna para los difuntos y fortaleza para los sobrevivientes, te rogamos Señor.

Este artículo fue publicado el 9 de octubre del 2015 en la Revista Contra Poder y el CEES.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s