Beato Óscar Romero

Slide1

¿Reivindica a la teología de la liberación esta beatificación?

Crecí pensando que el Arzobispo de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero, ahora beato, había militado en el movimiento de extrema izquierda, promoviendo activamente el comunismo marxista. Después de todo, fue asesinado por un franco-tirador asociado con los anticomunistas escuadrones de la muerte. Yo asociaba a Romero con figuras como Ernesto (Ché) Guevara, Salvador Allende y Camilo Torres, el sacerdote colombiano que empuñó las armas; para estas tres figuras, el fin justificó los medios violentos. Mis impresiones pueden deberse a la rápida usurpación de su figura por parte de la izquierda. Romero es aclamado como mártir de la revolución, motivado por una ideología política y una ambición terrenal. ¿Es veraz esa apreciación?

Con motivo de la beatificación de Monseñor Romero el 23 de mayo, releí el libro de Phillip Berryman, The Religious Roots of Rebellion. (1986) Berryman es un teólogo de la liberación que abandonó el sacerdocio para casarse y que, por cierto, vivió un tiempo en Guatemala. Esta relectura me abrió los ojos: Berryman hace esfuerzos extremos por pintar a Romero como su aliado. Es como si Berryman quisiera poner palabras en boca de un reacio arzobispo. Según Berryman, Romero se “convirtió” de conservador en socialista tras el asesinato de su amigo, el sacerdote jesuita Rutilio Grande, en 1977. Romero lamenta la muerte violenta de su amigo, pero en sus declaraciones no llama a derrocar el gobierno ni a empuñar las armas. Pide a las autoridades que se esclarezca el crimen y que cese la violencia.

Berryman se lamenta que las cartas y los sermones de Monseñor Romero sean formales y de un contenido doctrinal. En su carta pastoral sobre la iglesia y las organizaciones políticas populares (1978), Romero enfatiza que la política y la fe no deben confundirse. No hay que creer con fe religiosa en los fines de la organización terrenal, ni afirmar que sólo participando en estas organizaciones podemos manifestar nuestra fe. Berryman retuerce lo anterior y traduce así: las organizaciones marxistas son sinónimas de la Iglesia. Y es que Berryman estuvo involucrado con las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) de los Maryknoll, que hicieron su parte por involucrar a cristianos, muchos de ellos campesinos, en las actividades guerrilleras.

A Berryman tampoco le agrada el análisis que hace Romero de la violencia. Siguiendo los lineamientos del documento producido por el Consejo Episcopal Latinoamericano en Medellín (1968), el Arzobispo distingue entre violencia institucional, represiva, espontánea, de defensa personal, y terrorista o sediciosa. Berryman se centra en el lógico rechazo del pastor a la represión gubernamental; minimiza el hecho de que también acusa a la guerrilla de violencia sediciosa o terrorista.

Eric M. Johnson (2000) escribió que “el Arzobispo Romero no fue marxista, ni fue principalmente un animal político, aunque su trayectoria sugiere que pudo haber terminado así. Al final, demandó que las manifestaciones no profanaran las iglesias, y fue por todos los relatos un excelente pastor para su pueblo…” La turbulenta época que le tocó vivir, apunta Johnson, llevó a Romero a comprender que El Salvador había entrado en una guerra civil ideológica y a pensar que tenían que producirse cambios sociales para alcanzar la paz.

Aún y si Romero hubiera estado usando el púlpito para difundir propaganda comunista, no merecía morir asesinado a media misa. Quizás debamos verlo como un hombre que, dado el país y el momento histórico que le tocó vivir, intentó proteger a la Iglesia Católica de la fría guerra ideológica. En su mensaje a los salvadoreños, el Papa Francisco resaltó que Romero permaneció fiel al Evangelio y a la Iglesia.

Este artículo fue publicado el 29 de mayo del 2015 en la Revista Contra Poder y el CEES.

La ilustración contiene una fotografía de la carátula del libro citado en el artículo y de Monseñor Romero tomadas de estos sitios:http://www.pastoral-vocacional.org/cadames_modelo/romero.html; http://ecx.images-amazon.com/images/I/41C3VAGZRPL._SY344_BO1,204,203,200_.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s