Decepción electoral y Francisco de Vitoria

Slide1
Si el afamado catedrático de Salamanca, Francisco de Vitoria, viajara en el tiempo para votar en las próximas elecciones en Guatemala, ¿estaría tan frustrado como nosotros?

Una oferta política que rara vez refleja nuestras preferencias, alianzas inexplicables, opciones prácticamente indiferenciables, promesas rimbombantes, actos de corrupción descarados…nos desilusiona la forma en que hacemos política en Guatemala. Aunque nació dentro de un esquema monárquico, Francisco de Vitoria anticipó que la timocracia (hoy llamada democracia) dista mucho de ser una panacea.

Es atrevimiento afirmar que Francisco de Vitoria fue un precursor del programa de investigación del análisis de las decisiones públicas (Public Choice), pero llega a conclusiones similares respecto de los procesos electorales. Vitoria vivió siglos antes, y por cuestiones culturales, los autores asociados con el análisis de las decisiones públicas probablemente jamás leyeron sus obras. El sacerdote dominico probablemente nació en 1485 y falleció en 1546; llegó a ocupar la cátedra de Prima en la Universidad de Salamanca.

Sin embargo, Vitoria y el Public Choice se enfocan en fenómenos similares. En Vitoria empezamos a ver una preocupación por los abusos del poder político y un intento por ponerle obstáculos empoderando a los súbditos o ciudadanos. ¿Porqué tendría que limitarse el poder del rey, o qué lo limita?

El poder cívico se cimienta en la comunidad que “se arroga la tarea de gobernarse y administrarse y dirigir todos sus poderes al bien común.” Aunque no llega a exaltar el derecho individual, y reafirma la naturaleza social del hombre, Vitoria señala que cada persona posee poder por sí mismo, y que ninguna persona posee más poder que otra. La defensa de la propia vida es de derecho natural. Reconocer que el poder está repartido entre los miembros de la sociedad es una idea clave para librarnos de la opresión.

Habiendo establecido la vida en común con otras personas, surge el problema de idear métodos para tomar decisiones colectivas. Así, Vitoria detecta un problema que también es medular en la literatura del Public Choice: nos debatimos entre la regla de la unanimidad y la regla de la mayoría. La unanimidad tiene la virtud de no atropellar la voluntad o el interés de cada uno de los integrantes del grupo. Pero, se lamenta Vitoria, es prácticamente imposible lograr consensos en una “multitud”. Debemos conformarnos con acatar lo acordado por mayoría, aunque ello implique que algunas personas verán frustrados sus deseos. “Las decisiones de la mayoría deben ser vinculantes, a pesar de la oposición de la minoría; de lo contario, ninguna acción podría tomarse para beneficio de la comunidad.”

Otra verdad detectada por Francisco de Vitoria, destilada de la teología católica, es que los gobernantes, como los gobernados, son seres imperfectos. Por tanto la política es imperfecta. No seremos salvados por líderes políticos omniscientes y altruistas. Ni tampoco es dado asumir que la mayoritaria es sabia.

El romanticismo que caracteriza nuestras expectativas es el que nos defrauda cada cuatro años. Anhelamos la entrada triunfal de un gobernante superhéroe. Quisiéramos que todo votante fuera un ciudadano comprometido e informado. ¡Si nos equivocamos hace cuatro años, debe ser porque no fuimos lo suficientemente acuciosos cuando acudimos a la urna!

Aprendemos de Francisco de Vitoria que es más productivo invertir nuestras energías en diseñar frenos al poder y perfeccionar las reglas electorales para desincentivar el populismo oportunista. E incluso los gobernantes que son reyes deben estar sujetos a la Ley, a una norma superior (una constitución) que en lugar de otorgarles un cheque en blanco para obrar a su antojo, les requiera priorizar el respeto a la libertad, la vida y la propiedad de las personas gobernadas.

Este artículo se publicó el 27 de marzo del 2015 en la Revista Contra Poder y el CEES.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s