La postura católica frente al ambiente

photo-114
Hace meses se anunció que el Papa Francisco publicaría un documento sobre el medio ambiente, quizás una encíclica. ¿En qué consistiría un ambientalismo cristiano?

El aporte principal del cristianismo a los debates ambientales es afirmar el valor de la vida humana. Ningún ser humano que viene al mundo sale sobrando o es rechazado por Dios. Por ende, la protección y conservación del medio ambiente no justifica políticas coercitivas de control de la natalidad.

Una mentalidad antinatalista embarga el movimiento ambientalista. Arranca de la premisa que las personas dejan una huella permanente en la naturaleza, deteriorándola sin remedio. Todos los actos humanos producen externalidades, a juicio de los ambientalistas. Al respirar emitimos más dióxido de carbono que oxígeno, nuestras ruidosas voces distorsionan el entorno auditivo, y nuestros actos estropean lo que nos rodea. Nos retratan como la especie animal más depredadora que puebla la Tierra, consumidores insaciables de flora y fauna.

El mito de la sobrepoblación se acuerpa con el ambientalismo incluso desde antes que Thomas Robert Malthus escribiera su Ensayo sobre el principio de la población en 1798. Si producimos alimentos en insuficiente cantidad para alimentar a una creciente población, eventualmente se producirán terribles calamidades. Autores como Harrison Brown, Garrett Hardin, John Paul Holdren, y los esposos Paul y Anne Ehrlich agregaron leña al fuego. Por ejemplo, el geoquímico Brown abogó por el control de los armamentos y de la natalidad, siendo su libro más conocido El reto del futuro del hombre (1954). Escribió: “Los de mente débil, los retrasados, los tontos y lentos, y las personas por debajo del promedio en nuestra sociedad se reproducen a un ritmo mayor que las personas superiores en el tiempo presente…¿Hay algo que podamos hacer para evitar la degeneración de los genes humanos en el largo plazo? Desafortunadamente, ahora hay poco que podamos hacer, excepto prevenir que se reproduzcan las personas con evidentes deficiencias que son peligrosas a la sociedad y que son de sabida naturaleza hereditaria.”

Brown recomendó la esterilización por medio de un programa eugenésico, evidentemente involuntario. Pero existe también un Movimiento para la Extinción Voluntaria de los Humanos cuyo lema es “vivamos muchos años y muramos todos.” Dicho grupo propone que dejemos de tener hijos, dado que ya se rebasó la capacidad de carga del planeta, para así despoblar el mundo.

El Papa Francisco podría infundir al ambientalismo un tono menos lúgubre. Puede recordar al mundo que los demógrafos serios rebaten la tesis de la sobrepoblación, y se preocupan ahora por el envejecimiento poblacional y las bajas tasas de fertilidad. Desde la década de los setenta, los europeos se reproducen a tasas por debajo de la tasa de reemplazo de 2.1 hijos por mujer. Los pobres no lo son porque sean demasiados, sino porque sus instituciones políticas y económicas impiden el crecimiento económico.

El conocimiento de la economía—de cómo se crea riqueza—es una poderosa herramienta para conservar y restaurar ecosistemas. Se necesitan recursos e ingenio humano para idear soluciones eficaces.

La Iglesia Católica predica el destino universal de los bienes, es decir, que Dios confía la administración de los recursos a los hombres. Gozamos legítimamente de los frutos de nuestro trabajo, el cual transforma los bienes disponibles. El derecho a la propiedad privada es el medio idóneo para administrar la Creación, porque los dueños son conscientes guardianes que se preocupan por la conservación de los recursos en el largo plazo.

No sé qué dirá el Papa Francisco. Pero sinceramente espero que su pluma esté cargada de sabiduría económica y esperanza respecto de los seres humanos, y que haga eco de la cultura de la vida que tan enérgicamente promovió San Juan Pablo II.

Este artículo fue publicado el 16 de enero del 2015 en la Revista Contra Poder y CEES.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s