Protestas en Nueva York y Ferguson: 123

ferguson_f709a26487b364d732ecc40594d1561f

Estados Unidos vive una ola de protestas contra la brutalidad policíaca con tonos raciales. ¿Qué podemos aprender de estos casos?

El 17 de julio, el policía neoyorkino Daniel Pantaleo dominó a Eric Garner, un corpulento hombre afro-americano y padre de seis hijos, con una maniobra de inmovilización que lo mató. El 14 de agosto en Ferguson, Missouri, el policía Darren Wilson hirió a Michael Brown de 18 años. Los sucesos circundantes a las muertes fueron filmados y han sido vistos por miles de personas alrededor del mundo. Las cámaras confirman que Brown robó mercadería y discutió con la policía antes de ser baleado, y que Garner aparentemente no provocó al agente. Ambos policías fueron exonerados por jurados.

Las exoneraciones provocaron protestas a lo largo y ancho de Estados Unidos. La indignación por el caso de Nueva York es mayor pues la táctica que empleó Pantaleo es ilegal. Los manifestantes portan carteles con frases como “No puedo respirar”, las últimas palabras pronunciadas por Garner, “ya no más brutalidad policíaca”, y “¿Quién vigila a los vigilantes?”. Tales reclamos son justificados. Los abusos de poder y el ataque a personas indefensas por parte de nuestras autoridades debe preocuparnos.

Según diversas encuestas, sí existen policías agresivos que rompen las reglas, así como individuos racistas. Sus colegas tienden a no delatarlos. El 79% de los policías entrevistados dijeron que los frustra la impunidad, ya que muchos de sus capturados no son castigados por el sistema de justicia. Es una minoría la que opta por hacer justicia por mano propia. Según estos datos, son pocas las manzanas podridas dentro de los departamentos: el 9.5% de los policías citadinos son acusados de mala conducta, comparado con menos de 3% de los policías estatales y de condados. Hay departamentos más corruptos y maleados que otros, también, siendo el de Chicago uno de los más señalados. Quizás sean más transparentes las instituciones que atienden a comunidades locales y no a grandes áreas metropolitanas.

Por otra parte, no es sensato pintar los incidentes en Ferguson y Nueva York como evidencia de una persistente lucha racial. Según Jason Riley del Wall Street Journal, entre la población afroamericana, el 90% de las víctimas de homicidio son asesinados por otras personas de color, aunque algunos comentaristas responden que han disminuido las muertes entre personas del mismo perfil étnico desde los años sesentas. Trágicamente, los jóvenes negros enfrentan más probabilidades de morir violentamente que los jóvenes blancos. Más de la mitad de todos los crímenes en Estados Unidos son cometidos, según Riley, por afroamericanos, no por policías blancos. Casos como el de Garner y Brown son realmente la excepción.

En otras palabras, cuando los grupos de derechos humanos arman protestas y manifestaciones contra la violencia racial, callan esta realidad. No pueden esgrimir la bandera de víctimas por la criminalidad entre pares. Tendrían que revisar sus acostumbradas prescripciones socialistas y estatistas y volver la vista a causas profundas como la desintegración familiar, el desempleo y otros factores culturales de difícil solución.

La tercera lección destilada concierne la forma de manifestar. Por un lado, vemos grupos pacíficos portando rótulos y gritando consignas, ocupando banquetas designadas para el efecto. Por el otro lado, vemos cómo vándalos en Ferguson destruyen varias cuadras de comercios y aprovechan las protestas para robar mercadería. Docenas de manifestantes han sido arrestados en Nueva York y otras ciudades como Berkeley, donde los policías emplearon gas lacrimógeno luego de que manifestantes los agredieron con ladrillos, palos y más. Esta deplorable conducta deslegitima su propia causa. Como solían decir mis padres: dos males nunca hacen un bien.

Este artículo fue publicado el 12 de diciembre del 2014 en la Revista Contra Poder y el CEES.

La foto fue adaptada de http://media2.s-nbcnews.com/i/newscms/2014_33/617651/ferguson_f709a26487b364d732ecc40594d1561f.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s