San Juan Pablo II y los fieles guatemaltecos

juan-pablo-ii-agn-400x266

Los guatemaltecos sentimos orgullo porque un humilde misionero, oriundo de las Islas Canarias, se santificó recorriendo las calles de nuestra capital colonial con su candil y campanilla. Entre el constante flujo de peregrinos que acuden al santuario del Santo Hermano Pedro en San Francisco el Grande, Antigua, no falta quien explique posesivamente al turista o al hijo: “es nuestro santo”. En vísperas de la canonización de dos pontífices de la modernidad, Juan XXIII y Juan Pablo II, nos embargan sentimientos similares por el segundo. Estamos convencidos que Guatemala era tierra predilecta del Papa polaco.

Tenemos evidencia: el Papa peregrino voló tres veces a Guatemala, en 1983, 1996 y 2002. Miles de ojos chapines le vieron pasar, bendiciéndonos desde el papamóvil. Nos encaramamos a los postes de luz, balcones y carros para divisarlo. Inventamos porras, bailamos, cantamos y fabricamos coloridas alfombras para él. En el 2002, nos entristeció su notable envejecimiento. En esa ocasión elevó a los altares a Pedro de San José Betancur, cuya fiesta coincidentemente es hoy, 25 de abril. Se entrelazan, entonces, las celebraciones para recordar a ambos personajes. Con las palabras “Guatemala, te llevo en mi corazón,” se despidió de nosotros. Por todos estos motivos, muchos chapines ven con emoción la canonización de Karol Wojtyla este domingo como si fuese una festividad nacional.

Además, su largo papado marcó a una generación. Todas las personas menores de 36 años jamás habían sido testigos de un Cónclave hasta su muerte el 2 de abril del 2005. La actual popularidad del Papa Francisco hace eco de la de su antecesor. Los mensajes de Juan Pablo II tocaron a católicos y no católicos por su universalidad; su impacto en la historia del siglo XX fue ampliamente reconocido. Cuando la revista Time lo nombró hombre del año en 1994, afirmó que “su poder descansa en la palabra, no la espada…Es un ejército de una persona, y su imperio es tan etéreo y ubicuo como el alma.” Era muy espiritual, pero también muy humano. Nos identificamos con su afición al teatro, al deporte, o al estudio. Disfrutó de la vida pese a padecer los efectos de la guerra, del totalitarismo ateo, y del atentado contra su vida. Lucía tan a gusto aprendiendo un baile africano como haciendo alpinismo o abrazando bebés.

Esta canonización, en particular, nos reta: si puede ser santo un hombre contemporáneo, identificado plenamente con este mundo, cada uno de nosotros también podría serlo. Debemos luchar por emular a Juan Pablo II. Él llegó a ser excepcional, pero porque luchó con disciplina y amor. Se preocupó por ser coherente y cultivó su fe. Superó pruebas y tristezas porque se supo hijo amado de Dios; su felicidad nacía de su vida interior, y de obedecer a su fina conciencia.

Juan Pablo II nos enseñó que exaltar la libertad como un principio hace más sentido cuando concebimos a cada persona como un ser irrepetible, digno y querido por Dios. La libertad implica hacerse cargo de las propias escogencias y actos. Amar a Dios y a los demás es una elección libérrima que lleva al ejercicio de la virtud y brinda felicidad. En su discurso a los obispos de América Latina, en 1979, Juan Pablo II dijo que “El Evangelio enuncia y proclama la libertad de los hijos de Dios, rechaza todas las esclavitudes, que derivan en última instancia del pecado,…respeta santamente la dignidad de la conciencia y su libre decisión;…encomienda a todos a la caridad de todos.”

Bienvenida sea, pues, la algarabía que provoca la canonización del “gran misionero de la Iglesia”, como lo llamó S.S. Francisco…otro gran misionero muy querido por los guatemaltecos.

Este artículo fue publicado el 25 de abril del 2014 en la revista Contra Poder y en el CEES.

La fotografía no es original mía, es de AGN y aparece en el artículo publicado en noticias.com.gt.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s