¡Avance la libertad!

photo-43

Ya salió la edición 2014 del Índice de Libertad Económica.  ¿Qué nos enseña respecto del avance de la libertad en Guatemala?

Hace veinte años, la Fundación Heritage, basada en Washington, D.C., y el prestigioso periódico The Wall Street Journal se aliaron para producir un índice de libertad económica. Cuando empezaron, la noción de hacer comparaciones cuantitativas entre naciones sonaba descabellada. Y es que los números siempre son limitados. ¿Cómo sabemos que los factores evaluados son determinantes, y que no se excluye de la fórmula algún dato importante? ¿Son equiparables las estadísticas generadas en cada nación? Con el tiempo, los investigadores han ido afinando su herramienta. Han surgido otras mediciones enfocadas en las libertades civiles y políticas, la libertad de prensa, el desarrollo humano, la felicidad, la percepción de corrupción y más. Las investigaciones se complementan entre sí y nutren una viva discusión académica. En última instancia, contar con estos índices y con la serie de datos a través de dos décadas resulta útil para economistas, periodistas, formuladores de políticas públicas y políticos.

¿Cómo le fue a Guatemala este año? Ocupamos la casilla 83 de 186 países, y la casilla 17 en la lista regional de 29 países latinoamericanos y caribeños. Nuestro punteo es 61.2, levemente arriba del promedio mundial y regional. Los autores reflexionan que “a lo largo del la historia de veinte años del índice, la libertad económica de Guatemala ha permanecido mayormente estancada”. Esta realidad se evidencia en una gráfica que coteja nuestro avance contra el promedio anual desde 1995. Mientras que de 1995 hasta el 2003 nuestro rendimiento fue visiblemente superior, en años sucesivos se niveló y no ha logrado distanciarse del promedio mundial.

Del año pasado para ahora, Guatemala mejoró levemente en seis de los diez rubros evaluados. Estos incluyen la libertad para hacer negocios, invertir y comerciar. También ascendieron los indicadores de política monetaria, laboral y de corrupción política. Sin embargo, una expansión del gasto público y de la carga tributaria se unen a precarios derechos de propiedad para reducir la libertad económica de los guatemaltecos. Las victorias en la lucha por la transparencia son insuficientes. Persisten serios problemas, sobre todo en el sector de justicia, empañado por la corruptela y la ineficiencia, así como por la intimidación de jueces, fiscales y testigos. El país carece de un verdadero Estado de Derecho. Llama la atención que, al nivel global, también cayeron por 0.3 puntos, cada uno, los indicadores para Estado de Derecho, derechos de propiedad y corrupción.

El principal logro se obtuvo en la reducción de la tramitología para aprobar nuevos negocios, realidad reflejada en el índice Haciendo Negocios del Banco Mundial. No obstante, los inversionistas extranjeros pueden experimentar dificultades sorteando las trabas regulatorias y legales existentes.

Los países más libres experimentan un rápido crecimiento económico. Sus servicios de salud y educación son de calidad. Reducen a un ritmo mayor los niveles de pobreza. Protegen con mayor eficacia el ambiente.  Sus habitantes tienen ingresos per cápita más altos y gozan de bienestar.

¿Qué hicieron otros países para salir del hoyo? Conviene estudiar la trayectoria de dos países con mentalidad reformadora: Chile y las Islas Mauricio.  Ocupan el séptimo y octavo lugar en la lista mundial, y son los dos países en vías de desarrollo que más éxito han cosechado en estos años.  Fortalecieron sus instituciones, cuentan con buena gobernanza y redujeron el crimen.

Vivimos en la época más próspera de la historia de la humanidad, y realmente no hay motivo por el cual Guatemala no pueda convertirse en el próximo milagro económico.

—–

Este artículo fue publicado el 24 de enero del 2014 en la Revista Contra Poder y en el CEES.

La foto es propia, de una instalación titulada “Full Body Scan”, por Guo-Qiang Cai (2013). La escogí porque trata sobre la seguridad y el peligro, así como la vulnerabilidad del individuo, tanto frente al crimen como los servicios de seguridad.  Me pareció ilustrativo de los incentivos que enfrentan los inversionistas en un país con un Estado de Derecho débil, con corrupción y ausencia de derechos de propiedad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s