Pan, circo y televisores regalados

photo-89

Si el gobierno le abriera las puertas de un comercio de par en par, ¿entraría a saquear mercancías, a sabiendas que hurta? ¿Es excusa suficiente la necesidad percibida?

“Pan y circo” es el lema de quien heredó el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, Nicolás Maduro.   Aparentemente, cosechar votos es el fin último del socialismo del Siglo XXI.  Maduro hará cualquier cosa, por disparatada que sea, para aferrarse al poder.  Cuando se percató de la rápida erosión de su caudal electoral, en vísperas de unas cruciales elecciones municipales programadas para el 8 de diciembre, decidió ofertar equipos electrónicos y electrodomésticos a precios irreales.  Intervino militarmente los comercios privados, entre ellos la cadena Daka, y encarceló a más de cien empresarios.  Los acusó de cobrar precios excesivos, así como de especulación y usura.

“¡Qué nada quede en los anaqueles, ya basta!”  espetó Maduro en un mensaje televisado.  En el mejor de los casos, se formaron largas colas pues, a precios prácticamente regalados, aún los opositores del régimen querían adquirir televisores, máquinas de coser o refrigeradores.   Pero como era de esperar, las turbas saquearon tiendas en Valencia, Naguanagua y otros sitios, frente a las narices de indiferentes guardias e indignados espectadores que filmaban el hurto.  Los saqueadores ya ni siquiera pagaron los bajos precios fijados por el gobierno.  Vista objetivamente, la medida estatal sólo puede calificarse de robo.  El gobierno de Maduro trascendió las etiquetas de populismo y socialismo: es, ni más ni menos, una vil cleptocracia.

¿Porqué Maduro pierde popularidad?  Precisamente por haber destruido otros sectores económicos de la misma forma que desmanteló el comercio de electrónica y electrodomésticos.    Maduro tiene que ofrecer circo porque en Venezuela literalmente ya no hay pan, acota Mary O’Grady de The Wall Street Journal.  Escasean diversos artículos básicos: leche, harina, aceite, papel sanitario y otros.   La escasez está vinculada con la hiperinflación.  Venezuela mantiene un férreo control de cambios que cotiza cada dólar estadounidense a 6.3 bolívares.  Sin embargo, la mayoría de comerciantes no consigue dólares al tipo de cambio oficial y debe recurrir al mercado negro, a 10 veces el valor oficial, alrededor de 60 bolívares por dólar.   Los precios de mercado reflejan dicha realidad, la inestabilidad y los costos impuestos por otras arbitrariedades.

El descalabro económico en este país petrolero, antes próspero, se debe a una mala administración estatal, controles gubernamentales excesivos, la persecución del sector privado y una desbordada tasa de inflación anual que supera el 54%.  Según The Economist, Venezuela tiene la moneda más sobrevaluada de toda la región.   Nicolás Maduro, ex conductor de camionetas y sindicalista, maneja la grave crisis atacando a la iniciativa privada y violando los derechos de propiedad.   Dicen que ya tiene en la mira a las ventas de ropa y de autos.   Sigue así los pasos de su mentor:  durante sus catorce años de gobierno, Chávez expropió o se apoderó de más de mil compañías.

El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Jorge Roig, opina que no puede triunfar en Venezuela un modelo que fracasó mundialmente.  El país ocupa el puesto 181 de 189 países en el Índice de Hacer Negocios del Banco Mundial.   Más de 4,700 empresas han desaparecido por nacionalización o quiebra.  “La tasa de mortalidad de los negocios continuará”, dice Roig.   A Maduro se le escapa la relevancia de la libertad de los mercados,  la inviolabilidad de los derechos de propiedad y de contrato.   Por ello la gloriosa revolución bolivariana, el supuesto paraíso que instauraría el socialismo del siglo XXI, es un infierno invivible.

Este artículo se publicó el 22 de noviembre del 2013 en la revista Contra Poder y en el CEES.

Collage elaborado con fotografías tomadas de distintas fuentes noticiosas electrónicas.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s