Guatemala y la Inmaculada en 1855

photo-90

La Inmaculada Concepción ha sido una fiesta grande en Guatemala por más de 150 años.  Resulta grato leer sobre la primera celebración, en 1855, cuando se proclamó el dogma. Desde un inicio imbuimos la festividad de amor mariano y un innegable sabor guatemalteco.  

El ahora Beato Pío IX confirmó una creencia de siglos mediante la constitución Ineffabilis Deus de 1854: la Virgen María, “en el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios…fue preservada inmune de toda mancha de culpa original.” Si analizamos las prácticas religiosas en la historia, notamos que ya para el siglo V, los fieles en Oriente conmemoraban el nacimiento de la Virgen María. La arqueología parece confirmar la tradición según la cual María nació en Jerusalén, justo donde se erigió la Iglesia de Santa Ana, actualmente bajo administración francesa. Dado que su natalicio se celebraba el 8 de septiembre, en 1476 Sixto IV fijó la fecha de la Inmaculada Concepción nueve meses después.

A Pío IX, nacido Giovanni Maria Mastai-Ferretti, hombre culto y de ideas liberales, le tocó transitar hacia una Iglesia moderna desligada del poder terrenal. En 1868, convocó al Concilio Vaticano I, donde se estableció la doctrina de la infalibilidad papal. Las sesiones se suspendieron en 1870 porque Roma fue anexada por el Reino de Italia y los Estados Papales dejaron de existir. Ningún otro Vicario de Cristo ha hecho cabeza por más años; su pontificado duró 31 años, 7 meses y 23 días. Publicó 32 encíclicas  y fue el primer papa fotografiado. Le tocó un tiempo convulsionado, dentro del cual la solemne misa del 8 de diciembre de 1854 luce como un grato parón.

Entre cantos en latín y griego, el pontífice invocó al Espíritu Santo y leyó el anuncio con emoción. Luego coronó una imagen de la Virgen.  Esa noche, Roma festejó con conciertos de música clásica. Se iluminaron las cúpulas del Vaticano y del Capitolio.   Nuestro país fue representado por el presbítero doctor Bernardo Piñol y Aycinena, quien ya para entonces había sido nombrado obispo de Nicaragua.

Portando la bula para entregar al arzobispo, Piñol retornó al país a principios de julio de 1855. Cabe notar que tan sólo habían transcurrido nueve meses desde la firma del Concordato, el 10 de octubre de 1854, suscrito por Pío IX y el Presidente Rafael Carrera para normar las relaciones entre la Iglesia y el gobierno. A escasos once días de establecer el concordato, Rafael Carrera había sido proclamado presidente vitalicio.

En este contexto se organizó rápidamente la celebración para dar a conocer la buena nueva en Guatemala. Todo quedó inmortalizado en un folleto que publicó el Arzobispo García y que es citado por el historiador Agustín Estrada Monroy. Resulta absolutamente encantador, y predecible, el hecho que en por lo menos dos ocasiones “la ciudad estalló en una cohetería ensordecedora”, según relata Estrada Monroy, antes y después de la misa celebrada el domingo 22 de julio. Además, sonaron todos los campanarios desde las cinco de la mañana. Dispararon salvas de artillería en los fuertes de San José y Matamoros, y en la Plaza de Armas.

El detalle más conmovedor fue que los vecinos limpiaron “escrupulosamente” las calles y decoraron sus casas con flores, al punto que “la ciudad entera pareció estar cubierta de un inmenso jardín primaveral”. Colocaron las flores una vez había repicado la gran campana de la Catedral, luego de que se anunciara la bula formalmente. Dentro de la catedral, los fieles se arrodillaron cuando Piñol leyó la definición dogmática.

El edicto se imprimió y la fiesta se difundió por todo el país hasta merecer el nombre de “Día Clásico de Guatemala”. Tras fallecer su esposa en 1855, Rafael Carrera donó sus joyas a una imagen de la Inmaculada Concepción en la Catedral, y ésta recibió el apelativo de “Primera Dama de la Nación”.

Este artículo fue publicado el 6 de diciembre del 2013, en vísperas de la Quema del Diablo, en la revista Contra Poder y en el CEES.

Foto de la imagen de la Inmaculada Concepción en la Catedral Metropolitana en la ciudad de Guatemala, 2013.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s