Maravillosa Maternidad

Image

Es lamentable el desdén hacia el trabajo doméstico y la maternidad que suele acompañar la reivindicación del derecho de la mujer a trabajar fuera del hogar.

La mayoría de mujeres agradecemos haber nacido en una época en que contamos con mayor libertad y responsabilidad para diseñar nuestras vidas. Cada vez más  féminas persiguen ambiciosos sueños académicos y profesionales.  De hecho, desde hace años, el  69% de los estudiantes inscritos en universidades privadas en Estados Unidos son mujeres.   Participan del mercado laboral tanto mujeres casadas como solteras, en trabajos de tiempo completo y de tiempo parcial.  La remuneración que reciben ha ido alcanzando el nivel del salario masculino. (Women’s Figures, USA)

Pero el quehacer doméstico es importante.   “Todos pertenecemos a una familia”, afirmó la Profesora Patricia Debeljuh de la Escuela de Negocios de la Universidad Austral de Argentina.  Compartió con diversos públicos los resultados de sus investigaciones sobre la conciliación del trabajo y la familia, durante su visita a Guatemala.  Según Debeljuh, las dos facetas de nuestra vida—familia y trabajo—son empresas en las cuales debemos invertirnos para desarrollarnos como personas plenas. El día de la madre nos recuerda, por lo menos una vez al año, que todos somos hijos, y algunos somos padres, madres, tíos, primos, nietos…

Varias tendencias socio-económicas evidencian la desvalorización de la vida familiar.  Por ejemplo, el promedio de edad para casarse subió a 27 años para la mujer y 29 años para el hombre, según un estudio realizado en Estados Unidos.  El 44% de las mujeres estadounidenses ya han tenido un hijo a los 25 años, mientras que solo el 38% de ellas es casada.   Casi la mitad de los bebés que nacen en Estados Unidos son hijos de madres solteras, y el 70% de las mujeres encuestadas consideran que eso está bien.    Si dividimos a las madres solteras por nivel educativo, no obstante, vemos que el 70% de ellas no completaron la escuela, mientras que solo el 10% de las universitarias eligen esta ruta. (http://fadep.org/blog/)

Como consecuencia, menos mujeres son madres y las que sí lo son tienen pocos hijos.  En Europa, pese a las políticas públicas pro-familia en varios países, se ven tasas de fertilidad por debajo de 1.3 hijos por mujer.  Allá, entre 15 y 25% de las mujeres nunca serán madres,  ya sea por causas biológicas o por decisión propia.

Me gustaría que las jóvenes que conozco (mis hijas, sobrinas y alumnas) realicen sus aspiraciones profesionales, pero también que formen hogares estables y experimenten la inmensa satisfacción de ser madre.   Estudios recientes apuntalan mi sentir.  “Las personas con hijos experimentan una mayor cantidad de emociones positivas”, concluye un estudio de las universidades de UC Riverside, Stanford y British Columbia.  La directora del estudio, Sonja Lyubomirsky, concluye que la maternidad y la paternidad es una “maravilla”, con todo y sus responsabilidades y problemas, pues nos brinda felicidad y le da sentido a nuestras vidas.  ¡Feliz día a todas las madres!

Publicado el 8 de mayo del 2013 en Siglo 21

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s