No queremos cuotas

photo-25

Por sus eufemismos y ambigüedades, parecen campos minados las dos convenciones que aprobó la 43 Asamblea General de la OEA la semana pasada en Antigua, Guatemala.   Hicieron bien Guatemala y Chile en poner reservas.    Las mujeres podríamos salir más damnificadas que beneficiadas de las políticas públicas predilectas por la comunidad política internacional.

En foros políticos se suele lamentar la reducida participación de mujeres en las empresas y las dependencias públicas.  La recién concluida Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) no fue la excepción.   “Los Estados Partes se comprometen a formular y aplicar políticas que tengan por objetivo el trato equitativo y la generación de igualdad de oportunidades para todas las personas,”  reza el artículo 6 de la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia.  Sensatamente, la Administración Pérez Molina no firmó la convención, pero debemos permanecer alerta porque la presión internacional persistirá.

En estos ambientes, la cuota obligatoria es la política pública preferida.  Noruega, España, Islandia y Francia ya establecieron cuotas de género.  Algunos grupos cabildean para que la Unión Europea apruebe una directiva exigiendo que las mujeres ocupen el 40% de los cargos directivos en las empresas cuyas acciones se cotizan en la bolsa.   La principal justificación para dicha imposición es que ahora sólo 13% de dichos puestos son ejercidos por damas, y que el avance hacia la equidad es demasiado lento en ausencia de regulaciones.

Estas medidas bien intencionadas resultan perjudicando a sus supuestas beneficiarias.  Un estudio de la Universidad de Michigan (2011) concluyó que la aprobación de la ley en Noruega provocó una baja inmediata en el valor de las acciones de las empresas y un continuado declive en el tiempo.  La cuota significó “juntas directivas más jóvenes y menos experimentadas y un rendimiento operativo menor, consistente con directivas menos capaces.”  (webuser.bus.umich.edu/adittmar/NBD.SSRN.2011.05.20.pdf‎)  Tras analizar el mismo caso noruego, la autoproclamada feminista por la equidad, Christina Hoff Sommers, rechazó las cuotas de género porque son “denigrantes para la mujer, dañinas a las compañías, y una ofensa al sentido común.”  (www.aei.org/article/society-and-culture/the-case-against-gender-quotas/‎)

Imagine que se postulan cuatro candidatos a un cargo directivo en una empresa: tres hombres y una mujer.  La ley obliga a la empresa a contratarla a ella, aunque los tres hombres estén mejor preparados para desempeñar el trabajo.    Sus jefes y colegas resentirán el hecho de tener que emplearla, pues objetivamente no conviene a la compañía.  Peor aún: la persona contratada sabrá que no fue elegida por mérito propio.  Aunque eventualmente llegue a merecer aquello que obtuvo a la fuerza, el daño está hecho.  Las cuotas de género discriminan a los candidatos hombres y también a las féminas que pueden alcanzar la cima sin favores.

No importa cuan capaces sean las profesionales que entren al mercado, serán estigmatizadas por las cuotas.   Serán tratadas como beneficiarias de una ventaja inmerecida.   Conceder privilegios a unas mujeres no corrige los abusos cometidos contra otras personas en épocas pasadas; como repetían nuestras abuelas, dos males no hacen un bien.   Para colmo, las cuotas de género alimentan una insidiosa tesis: minusvaloran los aportes a la sociedad que realizan aquellas ciudadanas que no son políticas ni ejecutivas.  En la historia de la humanidad, han sido altamente productivas incontables mujeres anónimas, valientes y fuertes, aún cuando realizan labores no remuneradas.  No necesitamos ser vistas y oídas para impactar positivamente en nuestro medio.

La equidad obtenida a través del pesado mazo gubernamental es una engañosa canción de sirena, no sólo para la mujer, sino para la creciente lista de grupos que navegan bajo la bandera de víctimas.

Publicado el 14 de junio del 2013 en Contra Poder y en CEES.

La foto es de una manifestación pacífica frente al Hotel Casa Santo Domingo en Antigua, Guatemala, con motivo de la 43 Asamblea General de la OEA.  La foto circuló en facebook y la tomó una amiga anónima.

—-

Al poco tiempo de someter este artículo a publicación, me enteré que Christina Hoff S. acaba de publicar un nuevo libro, Freedom, Feminism and Why it Matters Today.  Quiere retomar el término feminismo.  Puede leer más al respecto en el Acton Institute Blog.

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s